Apocatástasis (Al este de la melancolía)

AL ESTE DE LA MELANCOLÍA

APOCATÁSTASIS
Apocatástasis (del griego, αποκαθιστώ -pronunciado apokacistó-: re-poner una cosa en su puesto primario, virginal. Restaurar algo en su estado original)

I

“Sólo tú vuelves siempre a renacer:
Porque nunca te tuve, te retengo”

El sol de nuevo en los ojos
¿Cómo se reflejará eso en su alma?

Lo que precede al brote de la rama
Una mujer doble se precipita al vacío
El vacío abraza
Transforma

Al final de una tormenta ciega
La niña pronuncia
Su primera palabra

II

“Sólo tu sonrisa permanece como muchas estrellas sobre ti
y pronto también sobre mi”

El cierra los ojos
¿Era el océano o el alma?

Las raíces se alargan en el viento
La rama estremecida
Un hombre doble se precipita al vacío
El vacío contiene
Transforma

Al final de una tormenta ciega
Un niño emerge 
De las aguas
las últimas
Las primeras

III

“Engrandece mi alma al Señor y mi corazón se regocija
Porque ha mirado la humildad de su sierva”

Ha traspasado el umbral
Del placer que la diluye 
A la conciencia del dolor
Que le devuelve otro amor más elevado.

Su estatus virginal
Deviene así más claro 
Más vívido – Otra clase de pureza
que la despoja nuevamente de sí misma.

IV

“Como la cierva sedienta en busca de un rio, así, Dios mío, te busco a ti.
Tengo sed de Dios, del Dios de la vida”

En el centro más secreto y abierto
Hay un lago de aguas iridiscentes
Donde abreva su sed la Cierva blanca del señor

Esa doncella que me habita
Su boca
Centro luminoso por donde se sacia mi sed

Mojo los labios en esa plenitud
Y el deseo se despliega
Convertido en palabra iluminada

Tu palabra…no la mía

V

“La dulce sed del amor, me condujo a través de los desiertos de la belleza”

Regresar a los espacios verdaderos del amor
Reconocer la soledad como primera instancia del ser
Dulce sed de amor
Otra forma de amar

Atravesar los desiertos de la belleza
Para llegar a ti

VI

Mi sueño es un lago interior
Donde se esparce la luz de tu rostro
Desde la hondura a la orilla del deseo

Mi sed confluyendo con las aguas
Una realidad más vasta
Que se parece a tu boca

VII

Todo pasa por los labios y la boca
El deseo, el dolor y la sed

Una Cierva en la orilla de mi lago
Me enseña que la sed es el camino hacia la fuente

Ella trasciende mi deseo
Lo sublima cuando acerca su boca
Al abrevadero de mi pecho
Y yo vivo y muero y resucito
En el espacio que hay
Entre sus labios y los corpúsculos de mi piel
Instancia que expresa la última realidad

VIII

Ella se descalza en la orilla del lago

Esparce a Dios sobre las aguas
Se esparce a sí misma
A través de la abertura de su boca

Hay otra hendidura en la sombra
Por donde pasa la luz
Por donde todo sale y todo entra

IX

Yo entro, penetro la hendidura
Me repliego hasta el origen
Apocatástasis que restituye
Mi primera respiración
Mi primer gesto de amor

Cierro los ojos
En el centro de la noche
Donde la luz se hace virgen de nuevo
Como un jazmín

X

Los frutos me hacen entender la gravedad
La gravidez de las dulzuras

No es lo que vemos o palpamos
Lo que te muestra en su pureza
Lo que te hace virgen

Tu pureza está en el gesto
De dejarme retornar a tu vientre
Para ser nuevamente fruto
Y reconocerme luego en tu mirada

XI

El cielo en la tierra
Por la gracia de tus ojos

Ella se manifiesta ante mí
Me purifico nuevamente en sus entrañas
Solo soy, solo existo dentro de ella

Lloro y al mismo tiempo sueño
En el borde del lago
Donde a veces me desprendo

El alma: esa singularidad
Que solo se expresa en la invisibilidad de la carne

XII

Todo asciende
Todo se eleva en su presencia

Más ella se entrega generosa
Se deja hacer tu voluntad
Acepta la carga de ejercer la pureza desde su cuerpo

Solo ahí es posible entonces
Regresar

XIII

Yo crezco para ti
Me elevo hasta tu cielo

Pero es tu lluvia la que moja mis sueños
Desde la sagrada consistencia de tu materia
Donde me hago etéreo

Cuando eres tú la que se eleva
Yo desciendo hasta el origen
Por tu hendidura donde lo inefable
Se hace carne de mi carne

XIV

Todo mi eros te celebra
Lo visible sucumbe ante ti
Que me tornas entonces invisible

Solo te veo cuando cierro los ojos
Tu numinosidad

Más allá de la herida, más atrás
En la secuencia sin tiempo
En el origen, el inicio, el escatón

Desde la raíz a los aromas
Solo por ti me asumo árbol
Me transformo

XV

Esa mujer que me habita y me sostiene
Sale de mí para mostrarse como una herida
Ella me guía a través de lo secreto y profundo

La herida se transforma en un cordón de luz
Una hendidura sagrada en el umbral de tu vientre
Para iniciar este viaje al centro de mí mismo

Apocatástasis del alma
Donde el mundo visible, encarnado
se muestra en su extrema y abarcante doncellez