El diario de Kabir

“Allí, la abeja del corazón penetra profundamente en la flor, sin aspirar a otro goce…”

Kabir


 

Es ella Señor…Shákti! que ha vuelto, que ha regresado de nuevo siguiendo tu rastro invisible, por caminos inesperados, para posarse en el centro de mi flor más secreta…con sus pequeños pies ha esparcido polen dorado por toda esta colmena consagrada a ti, y me pregunto como habrá hecho Ella para reconocer el alma de esa flor? qué es lo que su zumbido le dice al oído para dejar así transido su rostro…ahora se ha sumergido profundamente y me pregunto mi Señor; esta vez con Ella, cómo has de hacer conmigo tu miel?